Desde muy chica sentí un fuerte compromiso con los adultos mayores, influenciada por la crianza de mis abuelos en San Justo, La Matanza, donde nací y cursé la primaria en la escuela Santa Rosa de Lima y me recibí de bachiller en la Escuela Normal de San Justo.

A principios de los ’80 comencé a estudiar Derecho en la Universidad Nacional de La Matanza (UNLaM), pero la impronta de Ricardo Alfonsín y el regreso de la democracia, motivaron a que comenzara Ciencia Política en la Universidad Kennedy, donde me gradué en 1989.

Mis primeros pasos en la política fueron con Carlos “Chacho” Álvarez cuando era diputado, a quien le escribí una carta expresándole mi deseo de colaborar y al poco tiempo ya integraba su equipo.

En 1999 fui electa diputada nacional por primera vez y tanto la transparencia como la lucha contra la corrupción fueron los ejes centrales de mi trabajo que también pude desarrollar como miembro de la Comisión Investigadora de Lavado de Dinero y de la Comisión Investigadora sobre Fuga de Capitales, de la Cámara de Diputados de la Nación.

Al frente del PAMI y con la firme convicción de mejorar la calidad de vida de los adultos mayores, pudimos mejorar el servicio y realizar una fuerte tarea de saneamiento y claridad en la adquisición de prestaciones.

Luego, al frente del Ministerio de Salud, investigamos más de 400 denuncias vinculadas a una red de medicamentos adulterados, en la denominada “mafia de los medicamentos”, en la que varios funcionarios de peso estaban implicados.

Más tarde, todos esos años de trabajo y compromiso se verían materializados en “Confianza Pública”, nuestra fuerza política joven y con objetivos claros tales como fortalecer la gobernabilidad y promover las buenas prácticas en las instituciones públicas y privadas para construir juntos una mejor sociedad.

En 2013 con Confianza Pública iniciamos en la Legislatura porteña brindando iniciativas para todos los vecinos de la Ciudad de Buenos Aires y desde 2017 también lo hacemos desde el Congreso Nacional, impulsando propuestas para una Argentina transparente, libre de impunidad y corrupción.