noticias

Ver Todas

Complicaciones para la nuera de Cristina Kirchner

Complicaciones para la nuera de Cristina Kirchner

Argentina Sonríe es el programa que dirigió Rocío García, pareja de Máximo Kirchner y que investiga la Justicia por los presuntos malos manejos de $ 223 millones que demandó la realización del plan de salud bucal. El juez Julián Ercolini pidió que se identifiquen 41 vehículos comprados sin licitación y muchos de los cuales aún no se sabe dónde están. Además, pidió información sobre las personas que están autorizadas para manejarlos, entre los que figura Fernando Butti -ex contador y mano derecha de Lázaro Báez-. Son las primeras de una serie de medidas que podrían derivar en próximas indagatorias.

La ministra de Salud de Santa Cruz y nuera de Cristina Kirchner, está imputada por “defraudación a la administración pública”, después de una serie de irregularidades que fueron detectadas en el programa Argentina Sonríe. El juez Ercolini ordenó la semana pasada, una serie de medidas para avanzar con la causa que se originó tras la denuncia de la legisladora Graciela Ocaña. En esta primera parte, buscan determinar cómo se adquirieron 41 vehículos, muchos de ellos que se acondicionaron como móviles sanitarios.

 

Son diversas las irregularidades denunciadas alrededor de la adquisición de los vehículos sobre los que pidió información Ercolini. Se trata de 12 utilitarios/furgones; 8 minibús y 30 unidades tractoras, acondicionados para convertirse en"consultorios móviles". La operación se realizó a través deNación Leasing para la compra de automóviles destinados al cumplimiento de objetivos institucionales.

El monto total de la inversión realizada para la compra de los rodados bajo la figura de leasing, ascendió a $79.942.914,99, y se habrían realizado “pagos por parte del Tesoro Nacional por $ 73.355.917,82”, según consta en la denuncia. Por tratarse de la adquisición de bienes bajo la modalidad de leasing (alquiler con opción de compra), los móviles fueron inscriptos en el Registro de la Propiedad Automotor a nombre de “Nación Leasing SA”. El Magistrado pidió al organismo que detalle a nombre de quién está inscripto realmente cada vehículo, toda su documentacióny a su vez, quiénes son las personas autorizadas para manejarlos.

 

Respecto a este punto durante una auditoría que realizó el ministerio de Salud de la Nación, se confirmó que Rocío García autorizó a Fernando Butti -ex contador y mano derecha de Lázaro Báez-, para manejar los vehículos sanitarios y que fue nombrado como parte del personal del Centro Articulador de Políticas Sanitarias (CAPS).

Además, ya recuperados por el Ministerio de Salud de la Nación, la ex Presidenta el 5 de diciembre de 2015 autorizó la cesión de 2 unidades tractores Mercedes Benz, 3 Minibus marca Fiat y 5 unidades Sprinter Mercedes Benz y otros vehículos (todas unidades pertenecientes al Programa) a la provincia de Santa Cruz,previo a la asunción de su cuñada Alicia Kirchner, como gobernadora.

Aparte de la falta de documentación sobre muchas de las compras, la Justicia investiga también una de las mayores erogaciones de Argentina Sonríe destinada a la refuncionalización de los móviles sanitarios. Para avanzar en esta etapa y poder pagar tales servicios, el Programa "trianguló los pagos con tres Universidades", indica la denuncia.

Para la refuncionalización se destinaron $31.411.100 por intermedio de la universidad nacional de Chaco, de Entre Ríos y de San Martín. “Ninguna de estas universidades dictaba la carrera de odontología ni se especializaba en esta clase de trabajos”, señalaron fuentes judiciales a Clarín.

El Gobierno detectó a raíz de una auditoría, que había “faltante de insumos en los camiones”: 90 tornos colgantes,15 televisores, más de 30 computadoras portátiles, 30 radiovisiógrafos, entre los artículos más costosos que costaron $ 3,6 millones. "Se compró una tecnología que no era acorde para los camiones", indicó la auditoría.

Con todos estos antecedentes, el Gobierno de Mauricio Macridecidió dar de baja al programa Argentina Sonríe que de sus once campañas, más de la mitad se realizaron en Santa Cruz en plena campaña electoral y “en localidades afines al kirchnerismo”. Ahora, el CAPS que fue el centro de operación del programa, al igual que los trailers de atención primaria, volvieron a la órbita nacional. Mientras la Justicia avanza en la investigación sobre lapareja de Máximo Kirchner.

Fuente: Clarín